SaltimBrinco

Saltimbrinco es un juego, donde cada palabra tiene su intención.
Saltimbrinco es un juglar, es una canción.
Saltimbrinco tiene su raiz en Brasil, jugando descalzo.
Saltimbrinco es una luz, es un fueguito.
Saltimbrinco es lo que me de la gana, que para eso lo escribo yo.
Saltimbrinco no salta... vuela.
Saltimbrinco es un bombo y un platillo, música para los dedos de tus pies.
Saltimbrinco es una letanía, una bienaventuranza, una oración laica.
Saltimbrinco entra por tus sentidos y se aloja en algún rincón de tu sombra.
Saltimbrinco es un reproche. Es una rabieta.
Saltimbrinco roba trocitos de cristal del cielo para dejarlos en tu puerta.
Saltimbrinco es mi literatura en las raices de tu boca.
Saltimbrinco es armonía. Es la melodía de mi alma.


Saltimbrinco te da la bienvenida a su casa... ten cuidado con el perro que puede morder.



lunes, 28 de mayo de 2012

TWITTERATURA 1: TIOVIVO

Fotografía de Jose P. Gegúndez


Galopaba incansable hacia la libertad persiguiendo nubes de azúcar y manzanas de caramelo; ignorando el hechizo que le retenía.



No necesitaba tener alas, sólo tenía que aprovechar su coraje y la fuerza centrífuga para conseguir volar.




Cerró los ojos muy muy fuerte y se puso las gafas de pedir deseos: quería que al volver a mirar aquel caballo echase a volar...




Microrrelatos escritos para el concurso Twitteratura de la plataforma Donde Lees Tu, perteneciente a la Fundación Germán Sánchez Ruipérez

No hay comentarios: