SaltimBrinco

Saltimbrinco es un juego, donde cada palabra tiene su intención.
Saltimbrinco es un juglar, es una canción.
Saltimbrinco tiene su raiz en Brasil, jugando descalzo.
Saltimbrinco es una luz, es un fueguito.
Saltimbrinco es lo que me de la gana, que para eso lo escribo yo.
Saltimbrinco no salta... vuela.
Saltimbrinco es un bombo y un platillo, música para los dedos de tus pies.
Saltimbrinco es una letanía, una bienaventuranza, una oración laica.
Saltimbrinco entra por tus sentidos y se aloja en algún rincón de tu sombra.
Saltimbrinco es un reproche. Es una rabieta.
Saltimbrinco roba trocitos de cristal del cielo para dejarlos en tu puerta.
Saltimbrinco es mi literatura en las raices de tu boca.
Saltimbrinco es armonía. Es la melodía de mi alma.


Saltimbrinco te da la bienvenida a su casa... ten cuidado con el perro que puede morder.



lunes, 28 de mayo de 2012

TWITTERATURA 4: SOMBRERO

Clavó los ojos en la luna llena y comprendió que pronto dejaría de ser un caballero para convertirse en una bestia.

Tal vez un poco de blues podría servir para acortar las distancias entre ellos. Tal vez aquella noche. Tal vez.

Champagne. Fresas. Magia. Nosotros. La luna. Tu cuerpo. Mi naturaleza. La pasión. El sexo... No puedo prometer ser un caballero.

Si me llevas  te enseño donde está mi jardín secreto... No se lo cuentes a nadie, pero desde allí puedo espiar a la luna.

Era curioso aquel espantapájaros: una rama seca, un viejo sombrero y la magia de la luna. Lástima que solo funcionase de noche.

Podrá ser esquiva, fría o taciturna, ¿pero acaso no merece ella también tener a alguien que la haga feliz?

- ¿Te veré esta noche? - preguntó - Tal no puedas verme, pero sabrás que estoy ahí, a tu lado, perenne.

Me van a hacer falta mis estrellas esta noche. Si me las devuelves, te digo donde tengo escondido tu sombrero.




Microrrelatos escritos para el concurso Twitteratura de la plataforma Donde Lees Tu, perteneciente a la Fundación Germán Sánchez Ruipérez

2 comentarios:

Cabopá dijo...

¡Hola!
Tuiwter me ha traído hasta aquí me quedaré un ratico para leerte más tranquila...

Besicos

Saltimbrinco dijo...

Quédate el tiempo que necesites Cabopá, Saltimbrinco está abierto hasta el amanecer y hay comida en la nevera.