SaltimBrinco

Saltimbrinco es un juego, donde cada palabra tiene su intención.
Saltimbrinco es un juglar, es una canción.
Saltimbrinco tiene su raiz en Brasil, jugando descalzo.
Saltimbrinco es una luz, es un fueguito.
Saltimbrinco es lo que me de la gana, que para eso lo escribo yo.
Saltimbrinco no salta... vuela.
Saltimbrinco es un bombo y un platillo, música para los dedos de tus pies.
Saltimbrinco es una letanía, una bienaventuranza, una oración laica.
Saltimbrinco entra por tus sentidos y se aloja en algún rincón de tu sombra.
Saltimbrinco es un reproche. Es una rabieta.
Saltimbrinco roba trocitos de cristal del cielo para dejarlos en tu puerta.
Saltimbrinco es mi literatura en las raices de tu boca.
Saltimbrinco es armonía. Es la melodía de mi alma.


Saltimbrinco te da la bienvenida a su casa... ten cuidado con el perro que puede morder.



domingo, 1 de julio de 2012

EL NIÑO DE MIRADA TRISTE

El niño de mirada triste no tiene amigos.
Lejos del pueblo tiembla de frío.
Pisando el albero me espía escondido.

Él sabe que es ya mayor pero aún no ha crecido.
El niño de mirada triste sueña contigo.
Escucha música, siente el sonido, entrecierra el ojo, pierde el sentido.

El niño que no sonríe se encuentra perdido...
Sin casa, sin zapatos, sin despensa, sin amigos...
El niño espera paciente algún dios que le de abrigo.

El niño que no tiene amigos parece que dormido...
Paciente y distante, frágil, pasivo;
sólo su mirada triste será su testigo.

Le miro, le busco, me esquiva, le esquivo.
La mirada del niño triste reusa mi auxilio.
El niño de mirada triste no tiene amigos...

(San Miguel de Valero. 30/06/12. 
Mayalde Tradicional y Folk on Crest)

No hay comentarios: